“Cuando uno tiene el orgullo de ser hijo”

 

Sabiduría, sapiencia, saber superior, sublime cultura

amor a lo clásico, lo moderno, latín y griego clásicos

nacimiento de una vasta cultura, un conocimiento

titánico, románico, gótico, barroco, alma del Renacimiento

ilustrísimo hombre de ciudad, calle, plaza y barrio

amalgama del saber puro, esencial y estético

genio de un saber arrollador, apabullante único e irrepetible

omnipresente espíritu de la enseñanza y el buen gusto.

 

Amante y sabedor del arte, pintura, escultura, arquitectura

música, poesía, tauromaquia, ensayo, verso, alma de literatura

órbita del Olimpo reservado a los sabios nombrados,

nacidos de siglo en siglo con un don sobrenatural y extraordinario.

 

Humanista, arquitecto hacedor junto a tu inseparable

orilla, mar, océano, Gloria, de una fuente de cinco chorros

ramificaciones de vuestra vena, sangre de vuestra sangre

teñida de amor, amor binómico, amor, amor del bueno

entregado absolutamente a la memoria de la especie

la música sinfónica dirigida al compás desde una sola tarima

al lado, nunca detrás, siempre mirando al mismo rumbo

no el uno al otro sino siempre mirando en la misma dirección

orquestando desde y hasta siempre lo mas hondo y profundo de mi corazón.