“Cuando el paisaje es la película”

 

Así se rodó, así y de ninguna otra manera,

saboreando los olores, observando los sabores

índice de la belleza de Carne Quebrada.

 

Sexo irisante, luz de cuerpos hambrientos de carne,

esculturas bajo el sol entre las rocas de la Costa Quebrada.

 

Rúbrica, réplica, discurso del Juicio absoluto, 

Oeste-Sur de España, Portugal de Sur a Norte,

de la costa cántabra a Guadalajara, Jerez y Lebrija

óptimos paisajes eternos, redondos de luz y de color.

 

Cine, más cine, más cine, más, por favor,

asómate a la luz de la luz de la lucida lujuria

rebosante en color carne, tímida y rubia y salvaje

nacida del tacto, la sencilla sencillez del talento

encriptada en la mágica y única magia del paisaje.

 

Quebrada está la carne como estálo la costa

unidas en la luz, la roca, el cielo, la mar brava

embravecida con el vaivén cálido del cuerpo,

bailando al compás acompasado del compás

redondo de la luz y del color y de la alegría;

así se rodó, así y de ninguna otra manera

degustando los olores, observando los sabores

al índice de la belleza de Carne Quebrada