“Porque hay personas que son Patrimonio”

 

En el cielo, allá en el más allá y más allá que el más allá

nadas flotando entre las nubes más níveas, más blancas,

radiante con dos luceros de azul brillante, de azul imposible

irisantes y fuertes cual la fuerza de la luz del siempre alba

quedando huérfana la tierra, la comedia y nuestra España,

un vendaval, dejas, de risa de ángel con cabello dorado

en luto el escenario para siempre, ya permanente luto.

 

Suena por primera vez del humor humano la saeta

acaricia ya de la mano del Santo Miguel la cerveza

no importa, tu Mahou no la hay por aquella ribera.

 

Faltando ya como ya faltas, estás, como siempre estuviste

radiante de eterna sonrisa, vibrante sin límite de vida

amigo del alma para siempre ya eterno y viejo amigo,

nadie, te digo, merece tan temprana partida, no, nadie

con tan largo, tanto talento y tanta capacidad de sueño

imaginado, imaginante, imaginario, imagen de realidad

sugerida de gestos, de arte, de risa y de tanto, tanto talento

coronado desde niño tu siempre escenario de teatro

olé compañero del alma, mi siempre caballero legionario.