“FLATIRON”

“Construido en 1902, el edificio tuvo una altura de 87 metros y 22 pisos, siendo considerado el primer rascacielos de la metrópoli, dando paso a la modernidad, a un nuevo siglo y a lo que hoy conocemos como Nueva York.

El inmueble fue financiado por George Fuller, empresario arquitectónico que, debido a su forma de trabajo, creó el concepto del contratista, en el cual una empresa se encarga de hacer la construcción, pero no el diseño; sin embargo, Fuller murió dos años antes de ver la obra finalizada. Conocido como el Fuller Building, en honor al empresario, luego fue apodado con su nombre actual, la que recuerda a una plancha para la ropa.

Diseñado por el arquitecto y urbanista Daniel Burnham, el rascacielos se hizo de esta manera para poder abarcar el sector entre la intersección de Broadway y la Quinta Avenida, donde actualmente se encuentra. La estructura forma un ángulo de 25 grados, donde sus puntas miden tan solo 2 metros de longitud.

A pesar de la gran cantidad de críticas que recibió tras su construcción, donde medios de comunicación como el Times, el cual lo llamó una monstruosidad, el Tribune, quien lo comparo con una pobre tajada de pastel y Architectural Record, que lo consideró como algo muy extraño e incómodo, entre otros, el edificio se convirtió en uno de los iconos de la ciudad y uno de los más queridos mundialmente.

Además de esto, debido a su aspecto y altura, creían que este se iba a derribar con cualquier ventarrón fuerte que ocurriera, sin embargo, gracias a estar compuesto por un fuerte esqueleto de acero, la construcción dejó sin palabras a más de uno, al demostrar su estabilidad.

El inmueble empezó a volverse muy popular entre los hombres, sobre todo los mirones, los cuales se ubicaban cerca de éste para poder ver los tobillos de las mujeres que cruzaban por la cuadra. Esto se debía a causa del efecto downdraught que provocaba el incremento de la velocidad del viento haciendo que las faldas de las señoritas se levantaran.

A causa de esto nació la expresión 23 skiddo, jerga americana que hace referencia al momento en el que los policías les pedían a los mirones que se fueran y desalojaran la cuadra para que dejaran de mirar a las señoritas en falda. Además el número 23 hace referencia a la calle 23 en la que se encuentra el inmueble.

Debido a un descuido, el edificio no tenía baños para mujeres. No obstante, tras algunos años, fueron instalados en los pisos alternos a los de hombres.”

 

Texto: https://citytravelnyc.com/blog/12-curiosidades-sobre-el-flatiron/

Montaje: https://linktr.ee/jorgecorrons