Las acciones por la cohesión política de la Unión Europea abarcan, entre otras, las políticas medioambientales o la creación de un espacio educativo común. Existe un contexto de contradicción global y, específicamente, europeo entre el desarrollo humano y la degradación del paisaje. Se entiende que es necesario aunar, por un lado, el trabajo de las autoridades para definir el marco para la gestión de las políticas de Paisaje Cultural y, por otro, la participación ciudadana para contribuir a la preservación de su calidad.

El Convenio Europeo del Paisaje representa la puesta en práctica de los principios del Consejo de Europa en relación con el Paisaje cultural, en una dirección a promover la protección, gestión y ordenación de estos paisajes.

Una ventaja de este Convenio es que establece categorías claras y concretas: paisaje, política en materia de paisajes, objetivo de calidad paisajística, etcétera. De la misma manera, se organizan cuatro compromisos que los estados están obligados a cumplir, de acuerdo al principio subsidiariedad, los de reconocimiento jurídico del paisaje, de creación de políticas paisajísticas, de creación de procedimientos de participación y de integración de todo ello en las políticas públicas. Por último, se diseñan medidas que tienen que ver con la sensibilización, la formación y la educación, la identificación y calificación de los paisajes, o la formulación de objetivos de calidad paisajística.

Sus objetivos se basan en promover el desarrollo territorial sostenible. También aboga por el equilibrio entre el Patrimonio cultural y el Patrimonio natural, una tendencia actual en la gestión del patrimonio (…) Procura, en último lugar, promover el diálogo intercontinental e intercultural, especialmente en el teatro de la cuenca mediterránea.

En España, como en el resto de estados miembros, el ámbito de aplicación contempla toda la extensión paisajística, considerando que la idea de Paisaje cultural es heterogénea y su plasmación territorial puede llegar a ser inmensa. Abarca, en este sentido, los tipos de zonas terrestres, aguas interiores y aguas marítimas.

Por todo lo expuesto, se puede pensar que el Paisaje cultural precisa de políticas variables y flexibles para su correcta gestión. Se trata de un Convenio pensado para ser cambiante y tener una aplicación temporal indeterminada. Se pensó para “acompañar los cambios” del Paisaje cultural, preservar y enriquecer su diversidad y calidad.

En definitiva, si se traduce a lo concreto la declaración de intenciones de Convenio Europeo del Paisaje, hay que destacar la apuesta por la cooperación entre jurisdicciones para lograr paisajes transfronterizos. Esta nueva concepción del patrimonio resulta adecuada en un momento en que las nociones de demarcación de Paisaje cultural están en crisis.

Este análisis muestra que el Convenio Europeo del Paisaje es expresión de una política europea concreta. Se reconoce en él un marcado carácter político y una clara direccionalidad hacia la protección del Paisaje cultural europeo y su revalorización, con un criterio de calidad como eje vertebrador, en las claves de reforzamiento de la cohesión interna de la Unión Europea. Es, por ello, una medida que no es casual, sino que nace de un ámbito ideologizado, en una dinámica de creación de relaciones internacionales competentes con estados no miembros. Prueba de ello es su sofisticada legislación, que desarrolla sistemáticamente un conjunto de leyes e instrumentos normativos para la aplicación concreta solvente de estos principios a nivel estatal y regional.

El desarrollo de la conciencia colectiva en esta materia todavía es escaso en España, pero evoluciona. Es ejemplo de creación de políticas paisajísticas originales y creativas, de desarrollo de herramientas de gestión novedosas y accesibles, como Narrando paisajes, 100 paisajes culturales de España o el Catálogo de Paisajes de Galicia. Estos mapas patrimoniales son documentos de análisis y diagnóstico del paisaje que funcionan a modo de inventario, y en los cuales la opinión de la población interesada ha sido tenida en cuenta para determinar los resultados. Están disponibles en la web para todo usuario.

 

ARTÍCULO OFRECIDO POR ESACH MADRID

 

BIBLIOGRAFÍA

Foto: Narrando paisajes: 100 paisajes culturales de España (disponible en: http://100paisajes.es/ [fecha de consulta: 30 de octubre de 2020]).

AGUILÓ, Miguel: “Naturaleza, paisaje y lugar: del uso al significado”, Paisajes culturales, s.l., s.f., pp. 33-50.

Catálogo de paisajes de Galicia, Xunta de Galicia (disponible en: https://mapas.xunta.es/visores/paisaxe/ [fecha de consulta: 30 de octubre de 2020])

DÉJEANT-PONS, Maguelonne (2011) “El Convenio Europeo del Paisaje: la calidad del entorno. Valoración del período 2000-2010.” En M. R. Simancas Cruz y A. Cortina Ramos (coords.). Retos y perspectivas de la gestión del paisaje de Canarias: Reflexiones en relación con el 10º aniversario de la firma del Convenio Europeo del Paisaje. Universidad Internacional Menéndez Pelayo, pp. 42-63.

MILANI, Raffaele: “El arte del paisaje”, Colección Paisaje y Teoría, Colección interdisciplinar de estudios sobre el paisaje, Biblioteca Nueva (ed.), s.l., s.f., pp. 113-135.