“Cuando uno no sabe

 

 

Aquí y ahora, quizá más tarde o quizá nunca

se sabrá, se sabe, se supo como pasó aquello

índice de nuestro hoy, epílogo ya de mañana.

 

Siéntate y escucha atento, bien, muy atento

evadete de cánones y de sentimientos.

 

Entonces pasó esto, pensarás, paso el tiempo

sentirás que tienes que marcharte, lo siento,

cuando lo entiendas sabrás que es cierto,

reescribirás entonces la historia, la tuya

imaginando que un banco de palomas

bombardean los balcones con besos

encerrados en un corazón de hielo.

 

Limpia entonces tu semblante de lágrimas,

avanza entonces y sonríe fuerte sin miedo.

 

Hasta aquí y desde aquí serás otra persona

ilusionada importándote todo muy poco,

seguramente nada porque de nada sirve

tomarse en serio, tomarse a pecho nada,

observar que nada es y que todo cambia

reluciendo nada más que el interés, el color

interesado de quien cuenta el mundo a su modo.

Así se escribe la Historia