“Cuando la verdad y la justicia sólo es una”

Donde la Justicia acerca, pone la mano sin fallo

o donde la mano lleva sin fallo la justicia

nada nunca y nunca nadie fue tan claro.

Eminencia de renombre, cátedra ya serena

mascada en la experiencia de los años

irisada en el juicio y la justa sentencia

lúcida e inexorable, lucida e implacable

increpando a sus incautos “choricillos”

ofreciendo así, para ellos, la mejor salida.

Cientos, miles de casos te atesoran

al abrigo de la siempre justicia

limpiando la calle de delincuencia

avistando chavalillos, hoy muy niños

tempranos en vida y experiencia

asegurándose esta vida de mañana

yendo ya para siempre acompañado

un nombre a fuego y oro grabado:

Don Emilio Calatayud del Alma

                                                                                                    22-XII-2020