Cada día que pasa nos afianzamos en el dogma: Luis García Berlanga solo pudo ser valenciano. La última incorporación a la larga lista de actitudes vitales que adscribimos, ¡felices!, al vesánico epíteto nos llega desde el término municipal de Sax, Alicante. Hay allí una colonia industrial del siglo XIX. Recordemos que estas colonias nacieron fruto del socialismo idealista, tildado de utópico por ese gran burgués llamado Marx. La idea, del gusto de una minoría de empresarios con filantropía, era dignificar la vida y trabajo de su clase trabajadora. Nacieron así por toda Europa e incluso América Latina esas pequeñas comunidades, donde los trabajadores de la fábrica de turno disponían de viviendas dignas, escuela, capilla y como en el caso de Santa Eulalia, incluso teatro. La colonia Güell, a las afueras de Barcelona, estaba además diseñada por Antoni Gaudí, el súmmum de la inclusión del obrero en la moderna arquitectura de las clases apoderadas. En Sax, el conde de Alcudia y Gestalgar y su esposa, la vizcondesa de Alcira,  pusieron todo de su parte en la construcción de una colonia, comenzada en 1868. De todo tenía: fábrica de harinas y de alcohol, economato, casino, palacio condal, almazaras e incluso estación de ferrocarril, amén de lo mencionado más arriba. Todo construido en el inconfundible estilo industrial del buen gusto decimonónico. Hoy, las instalaciones abandonadas pero protegidas como BIC esperan un nuevo final berlanguiano después de los acaecidos en los últimos años. El primero fue la presunta puesta a la venta de la colonia por 90 millones de euros en Wallapop. Sí, han leído bien. El segundo trata del activismo solitario de un individuo que hizo suyo el teatro, comenzó a limpiarlo y a vivir en él. Pronto las mismas autoridades y propietarios, que llevaban pasando olímpicamente del mismo desde hacía décadas, empezaron a interesarse: intervención del SEPRONA, denuncia de ocupación, promesas de recuperación. Y a todo esto, el tal José Prival, ¿un nombre artístico?, que en él habita, iniciando por su cuenta una campaña de crowdfunding a través de la CNT de Alicante ¿aún existe? Reconozcan que en Rojo que te quiero Verde no exageramos.  La Escopeta Nacional reeditada en un pueblecito alicantino.

La colonia de Santa Eulalia está en la Lista Roja desde el 9 de mayo de 2019. ¿Cuándo engrosará la Lista Verde?

 

Foto de la derecha: cadena SER