Es una de las mejores panorámicas sobre Cartagena. Un lugar idóneo para contemplar el cielo y avizorar la aviación rebelde, fascista, nacional o como se precie, llegando sobre la ciudad para bombardearla. Cartagena presumió siempre de tener uno de los grandes puertos militares de España. Durante la Primera República representa como ningún otro lugar el desastre del cantonalismo, con su flota levantada en armas contra el gobierno en aras de la defensa del estado murciano. Leer el primer artículo de la Constitución non nata de 1872 nos hace sonreír. Dice que la Nación española se compone de Estados como Andalucía Alta, Andalucía Baja, Aragón o Asturias, para añadir acto seguido que cada Estado podrá conservar sus actuales provincias o modificarlas, según sus necesidades territoriales. Nos recuerda al famoso gag de Groucho Marx de la parte contratante. ¿Necesidades territoriales? ¿Por qué no astrológicas o sentimentales? Fuera bromas, la importancia estratégica de Cartagena no era cuestión baladí y por eso se construyeron en 1926 sendas baterías antiaéreas, como la que nos ocupa, la de Roldán. En 1933, se artilló con cuatro cañones Vickers dispuestos en barbeta. Esto significa que los artilleros estaban al raso, bajo las estrellas, sin troneras que los protegieran. Desde allí dispararon 600 veces en la guerra fratricida, durante los 117 bombardeos que sufrieron ciudad y base naval. Caída Cartagena, la batería resistió numantina hasta su destrucción por la de Jorel, franquista, que disparaba desde el cabo Tiñoso. Nos recuerda a Cuentos de soldados y civiles, donde el gringo Ambrose Bierce narra una sanguinolenta batalla de artilleros durante la Guerra de Secesión y que recomendamos encarecidamente. Claro que no sabemos a qué debieron tener más terror aquellos últimos de Cartagena, si a los proyectiles o la represión despiadada tras la derrota. Como para teñir todo de mitología intemporal, Roldán tiene un diseño con aire modernista neoegipcio de suaves líneas combadas. Bajo las estrellas, viendo la destrucción en forma de fuego lejano, parece que Anubis olvidó al final a sus artilleros. 

La batería de Roldán está en la Lista Roja desde el 19 de noviembre de 2014. ¿Cuándo engrosará la Lista Verde?

Fotos dos y tres: aforca.org y castillosnet.org

Foto de Anubis: FOST/Alamy