“Cuando alguien es de la familia”

 

Primero fue custodio de un niño grande, muy grande

empezó después la oposición, el estudio incesante,

durante tiempo, suficiente para encariñarse una familia

reconociendo con el tiempo, que de ella forma parte

omnipresente siempre en los eventos familiares.

 

Aguilar su república independiente y desde ella

lugarteniente en Madrid de ella, dejando al viento

olor de galleta, recuerdos de verano y de infancia

nutriendo a dos chavales inconscientes de juegos

sabiendo que si se pide todo hay que terminarlo

o de lo contrario no se vuelve a la Villa de Narcea.

 

Galopa ya su estirpe por el vuelo de la tecnología.

 

Amante de su esposa, su siempre de viaje compañera.

 

Gran amigo y si cabe, siempre atento, mejor persona.

 

Hidalgos así, como tú, en este mundo hacen mucha falta.

 

Faltan muchos, como tú, hombres en este mundo.

 

Hombres que enseñen, como tú, a vivir en armonía.

 

Cuanto cambiaría todo si, como tú, más gente hubiera.

 

Faltan palabras, sobran sentimientos, Gracias Pedro.