“Cuando de repente, ZAS, un golpe duro. R.I.P”

 

Jamás pensé, jamás, que escribiría estos versos

uno, tu, siempre elegido entre los más grandes

adiós maestro, comisario, se te echará de menos,

nunca pensé, nunca, que escribiría estos versos.

 

Dios te acoja y más y te tenga en su eterna Gloria

imagínote ya en el escenario ya eterno del cielo

emocionándote como aquí en este “infierno” de vida

galante tu verbo, tu ímpetu, tu acento y tu verso

olor de arte puro, arte, teatro siempre, siempre arte, siempre.