No es casual que este título parezca el comienzo de una leyenda de G.A. Bécquer: