Heraclio Fournier e inmediatamente pensamos en naipes. O era así antes de que los teléfonos