Este es un artículo de Carolina Vicario Olmos, alumna de la Universidad de Burgos, tutorizada por