La idea de penetrar en una cueva no es plato de buen gusto para muchas