Glasgow reúne a los mandatarios mundiales para fijar objetivos ante el cambio climático. Difícil logro