Los jesuitas siempre fueron una orden diferente. Su propio nombre lo asevera: Compañía de Jesús.