Quizás exista una suerte de belleza en el abandono. En él podemos imaginar la reconstrucción