Parece increíble, triste e ilógico, que un monumento pueda tener tal grado de degradación arquitectónica,