Fue en una sociedad de masas, característica del siglo XX, cuando la industria publicitaria alcanzó